miércoles, 2 de diciembre de 2009

Vivir con espontaneidad

Si el individuo realiza su yo por medio de la actividad espontánea y se relaciona de este modo con el mundo, deja de ser un átomo aislado; él y el mundo se transforman en partes de un todo estructural; disfruta así de un lugar legítimo y con ello desaparecen sus dudas respecto de si mismo y del significado de su vida. Estas dudas, surgen del estado de separación en que se halla y de la frustración de su vida; cuando logra vivir, no ya de manera compulsiva y automática, sino espontaneamente, entonces sus dudas desaparecen. Es conciente de si mismo como individuo activo y creador y se da cuenta de que sólo existe un significado de la vida: el acto mismo de vivir.

Fragmento de "El miedo a la libertad" - Erich Fromm
Foto: Ellen Kooi

2 comentarios:

Hector Triebwasser dijo...

espèctacular....!!qué bueno que es de vez en cuando leer cosas como éstas. te felicito por tu elección...y lo mejor es que no me comí todo un libro para leer esto tan espectaculat!
sikmplemente gracias por publicarlo.
andre

almacarmin dijo...

Gracias Andre!! cariños